domingo, 5 de julio de 2009

Triste función



Masacras tus emociones, traicionas tus últimos halos de pureza.
Ya no sé quién eres ni para dónde te diriges
porque a pesar de mis palabras, sigues caminando hacia el abismo.
Eres el único sincero espectador del desenlace
y sabes que cuando este drama termine, nadie aplaudirá la función.
Preferiste la suciedad que otorga lo mundano, la basura de todos
que la alegría del rojo, del azul, del lila…
y de las melodías que emergen de una mirada honesta.
Mil voces susurran en mis oídos: márchate, olvídalo, entiéndelo…
Si al menos me dejaras ver quién eres, podría decidir,
pero no, prefieres el camuflaje entre enmarañadas cloacas
que me confunden cuando me pongo frente a ti.
Posiblemente, sólo posiblemente, el guión de esta trama cambie,
y sólo ahí,estarás acompañado para aplaudir cuando bajen el telón.

6 comentarios:

oscaralberto dijo...

intenso escrito, estremece este acto en la tristeza..

un beso grande
y que tengas buena semana

Gabiprog dijo...

Liturgia de la liberación
Sentimientos que zarandean
el horizonte como telón...

Un abrazo.

Cynthia dijo...

wow... fuerte triste y muy bien escrito...

me gusto mucho!!!

cariños
besos muchos
muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

León dijo...

Cuando cae el telon siempre nos agarra inesperadamente solos. O eso se dice al menos, desde el otro lado.

Palabras que pegan hondo. Un abrazo espiritu, que tengas una linda semana.

EL MAR dijo...

Querida compañera: Que no llegue la brisa de la apatía a tu piel hermosa!, de ninguna manera. Gracias por tu infinito apoyo, por tus sinceros envíos de fuerzas que he sabido recoger y apreciar.

Amiga, te preocupas siempre por mí, como me haces llegar al corazón tu pena, y tu humilde emoción de la nostalgia que me invade... por eso mismo te digo que esta resaca esta en curso. No puedo decirte que estoy mejor porque no lo estoy, mi madre comienza a vestirse de negro en estos días, y yo tan solo ahora puedo decirte que gracias, muchas gracias por tu apoyo. Ignoro tu estado de emoción, pero espero que ahora la pases bien y que descanses en estos días apacibles para tí. (dejamos un ladito por fin a la rutina); por eso te pido por el cariño que me tienes que no te preocupes por mi, no lo hagas porque si lo haces ahora si que me enfermaras, me enfermaras de tristeza...

Un beso gigantesco!

Un beso gigantesco!

Matías O.

delfin en libertad dijo...

Es triste cuando no se puede decifrar los sentimientos del otro y queda sólo esperar a que baje el telón. Un abrazo.