lunes, 20 de julio de 2009

Danzando en la penumbra




La sensualidad que despierta esta semioscuridad
hacen que mi cuerpo se ponga de una potencia brutal.
Suave melodía de Tricky y tú me miras llegar…
esa mirada que me eleva, esa mirada que me vulnera,
subyugándome a tu voluntad, a tus deseos
que también, y lo sabes, son los míos.
Me acerco, me recibes en un abrazo delicado,
acaricio tus cabellos…lento, muy lento.
Me susurras al oído que no tema, cierro los ojos,
he dejado de temblar, a tu lado puedo respirar.
Vueltas lentas y Tricky sigue con su doloroso “Pumpkin”
mientras nosotros nos besamos degustando nuestro amor.
¡Al fin ha terminado mi viaje! Ahora puedo descansar.

4 comentarios:

delfin en libertad dijo...

Que mejor forma de terminar un viaje, y descansar en los brazos del amor. Precioso. Un abrazo.

MAR dijo...

Lo siento.

La pesadumbre se acuesta con mis ojos; y no hay realidad, ni tiempo, ni espacio.

Agradecido estoy, Agradecido
de tu corazón, tu presencia
latente y tu alma.

Saludos, anarquista pendenciera!

oscaralberto dijo...

Apasionado encuentro en la danza del amor, muy bueno..

un beso grande
y que tengas lindo día

JR dijo...

Así vale la pena finalizar un viaje aterrador, en los brazos protectores del ser amado.

Besos.