domingo, 17 de abril de 2011

Lo que pasa es que...



Yo no te he olvidado,
lo que pasa es que te he tapado
Tal como se tapa un ataúd,
palada tras palada,
Dejando caer piedras
y pesada tierra sucia encima
En silencio,
en soledad de cementerio,
así sin dudas,
Así te he tapado,
casi hasta el olvido,
pero sólo casi…

Yo no te he olvidado
Lo que pasa es que te he quemado
Tal como se quema la leña
En el fogón pobre y sucio
De una humilde casa sureña
Y luego de intensas llamaradas,
La leña consumida yace derrotada,
Así te he quemado,
Con ganas de quemarte,
Para dejar de sentirte,
Siempre calcinando mi corazón,
Pero no se esfuma la leña,
Porque ella sigue ahí,
Muerta, oscurecida, aniquilada,
Pero sigue, ahí, frente a mí…

2 comentarios:

delfin en libertad dijo...

Me paseo por tus letras nostálgicas, heridas, como sintiendo que desfallece un lirio agotado, buscando una salida al recuerdo, ese calcina y adormece, ese que se queda y no termina de volar. Hermoso amiga mía!!! Abrazos!

lasestacionesdetuausencia dijo...

Tu poema, tiene el grito desgarrado del "casi", vano intento del olvido, queriendo olvidar. Un placer leerte y sentirte
Abrazos