martes, 8 de diciembre de 2009

Puñalada



Eres la triste esperanza de mis deseos,
una opaca sombra que me hace respirar.
El anhelo de lo que nunca voy a alcanzar,
la imagen de lo que se fue quedando atrás
¿A quién deseo engañar? Claramente a mis frustraciones,
pero más que nada a mi soledad y me fatigo de tanto soñar
las farsas que me he querido inventar.
Por eso me aferro a este cuchillo y te apuñalo una vez más
para cortar el lazo que me une a tu precioso caudal.

5 comentarios:

delfin en libertad dijo...

Un poema desgarrador y de dolor inmenso. Pero a veces no queda más, que que cortar para siempre ese sentimiento de la forma mas conveniente, aunque se adormesca de tristeza nuesro ser. Bello amiga, muy bello. La imagen impactante. Un enorme abrazo.

mariposas extraviadas dijo...

que fuerte debes ser para apuñalar lo anhelado, lo deseado...

sin embargo.... hay algo cierto, los "preciosos caudales" nos atrapan y nos obligan a empuñar la daga.

besos niña azul

Gabiprog dijo...

Soledad y anhelos, raros compañeros de viaje, puede ser herramienta, aunque conviene prevenir su pesada carga.

oscaralberto dijo...

Has plasmado a la perfección cuando se rompe un lazo de amor..

Me estaré tomando vacaciones en mi blog, por lo tanto me alejaré hasta el año próximo, no antes sin desearte una muy Feliz Navidad y Año Nuevo. Mil gracias por acompañarme en mi blog y por permitirme acompañarte en el tuyo.

Hasta pronto..

Un abrazo desde el sur de tu amigo Oscar

Saltimbanqui dijo...

Hola, paso por acá, ya que vi que pasaste por mi blog. Aún no sé quién eres, pero aprovecho de comentar tu escrito, ya que eso hace muy bien. Me parece que hay manejo del lenguaje y es buen escrito, eso sí, yo reduciría la tendencia a la rima, creo que no embellece el texto. Lo vuelve muy monótono y le quita versatilidad.