lunes, 28 de diciembre de 2009

La Ventana Trasera




Avancé como una sombra que apenas se divisa
Y fue como estar frente a mi pasado.
Tú en lo alto, con tu magnífica presencia,
Y yo, deseando tus quimeras, tu fuerza y tu luz…
(A veces, amiga mía, la vida nos da esas sorpresas
La de mirar de vez en cuando por la ventana trasera)

2 comentarios:

Gabiprog dijo...

Manejar el pasado es tarea delicada…, conseguir ese buen recuerdo no es un fin pero si un buen rumbo.

delfin en libertad dijo...

Creo que aunque se haya recorrido caminos, mares, cielos, la vida sigilosa nos demuestra su poder y nos sorprende con situaciones en las que ni siquiera hemos pensado, para bien o para mal. Es bueno enfrentarse al pasado, nos hace mas fuertes, y aprendemos a no limitarnos, a veces se nos abre otro destino, otro camino...otra quimera, otro sueño azul como tú, renovando esperanzas. Que estés muy bien, que el próximo año siempre regales y nos deleites con tu hermosa poesía. Un inmenso abrazo.