viernes, 19 de junio de 2009

Muda




Hoy me siento imposibilitada de entregarte palabras de consuelo,
siento que ellas no servirán para aliviar tu dolor.
Hoy ninguna de las muchas frases que guardo en mi croquera azul servirán,
son vacías ante la cruda realidad de tu agonía, pétalo blanco, frágil sirena.
Quisiera decirte que la lluvia se alejará pronto,
pero enmudezco cuando te veo temblar.
Estamos tan solas, separadas por la miseria que enloda nuestro caminar,
y no hay esperanzas cuando el cielo es tan gris como en estos días.
Los pájaros te han abandonado y sientes tanto frío
que cuando te toco me llegas a congelar.
Miremos las montañas, hasta allá deseas escapar,
pero no tenemos como volar, masacraron las suaves alas
con las que solías jugar y ahora nadie las puede sanar…nadie.
Sólo me queda callar y abrazarte cuando te acurrucas en mi pecho a llorar.
No dejo de sangrar, esto me ha dolido demasiado,
y muda estoy, muda quedo...muda muero.

2 comentarios:

Gabiprog dijo...

Un paso atrás, pero sólo para la reflexión.
Un capítulo triste a la espera del siguiente.
La historia continúa...


Un abrazo

oscaralberto dijo...

Soy inconciente del momento en que abrí un puerta del mundo cuando parecía que ya no había puertas que abrir..

te mando un beso grande
y que pases lindo fin de semana